Inicio || Contactar || Mapa del Web || Agregar a Favoritos || Hacer Página de Inicio || Webmaster
Buscador
 
 
 
Inicio > Información Preoperatoria
 
Información Preoperatoria
Información Preoperatoria sobre los Estudios y las diversas Técnicas Quirúrgicas utilizadas en el la Cirugía de la Obesidad.


¿Qué Estudios son necesarios en el Preoperatorio?
   
Generalmente el paciente acude al cirujano remitido por un especialista en endocrinología y nutrición para valorar la indicación de una técnica quirúrgica. El cirujano debe completar la historia dietética, antecedentes endocrinos, etc. y específicamente valorar los riesgos o enfermedades asociadas del paciente para realizar su estudio y preparación antes de la operación.
   
Hay que realizar analítica completa con bioquímica hepática, colesterol, hematología, coagulación, calcio, vitamina B12, ácido fólico y magnesio. Pruebas de función respiratoria, Rx torax y ECG.
   
Se debe realizar un estudio radiológico (con contraste o "papilla") para conocer la anatomía del tubo digestivo. En algunos casos habrá que realizar una gastroscopia para descartar úlcera, gastritis, pólipos gástricos, etc.
   
También hay que descartar cálculos en la vesícula con una ecografía abdominal.
   
Finalmente, según las características de cada caso, los pacientes pueden ser remitidos al cardiólogo, neumólogo, psicólogo etc, y sobretodo todos deben ser evaluados por el anestesista para analizar los riesgos específicos de la operación.
   
El cirujano discutirá y explicará las técnicas operatorias, las complicaciones más importantes y/o graves (fístula, peritonitis, trombosis venosa, neumonía) y entregará un consentimiento por escrito para que el paciente acepte las condiciones de la operación.


Cirugía de la Obesidad. By-pass Gástrico. Información General
   
La cirugía es una opción agresiva expuesta a complicaciones y por tanto debe ser el último recurso terapéutico. Probablemente, esta decisión será una de las más importantes de su vida. Debe comprender y autorizar por escrito los riesgos de la intervención.
   
El objetivo de la cirugía es perder peso de forma paulatina y mejorar otras enfermedades presentes (artrosis, diabetes, hipertensión, etc.) manteniendo una calidad de vida aceptable (con escaso riesgo de diarrea, vómitos, déficit de minerales, etc.). Otras técnicas quirúrgicas contra la obesidad pueden conseguir mayores pérdidas de peso y de forma más rápida pero pueden tener graves efectos negativos a largo plazo.
   
Durante el tiempo que permaneza en estudio debe comenzar el proceso de adaptación que va a sufrir el tubo digestivo tras la intervención. No considere cada comida como la última para no engordar durante este periodo. Este aumento de peso incrementa el tamaño del hígado y puede dificultar la operación con mayor riesgo de complicaciones, también puede obligar a realizar una técnica clásica (cirugía abierta) e incluso puede posponer o retrasar la intervención.
   
Debe consultar con el cirujano o el anestesista cualquier medicación que tome habitualmente. Algunas como el sintron, la aspirina, el tromalit, los antihipertensivos, los antidepresivos, etc. hay que ajustarlos o suspenderlos antes y/o después de la operación.
   
24 horas antes del ingreso ingiera solo líquidos. Es muy importante que no quede comida sólida en el estómago en el momento de la operación. Lleve consigo la medicación que tome habitualmente.
   
Cundo ingrese, debe seguir las instrucciones del personal sanitario. Se revisará su historia clínica y puede ser necesario realizar alguna exploración. La enfermera le pondrá diariamente una inyección subcutánea de heparina para evitar el riesgo de coágulos; le enseñará como hacerlo pues habrá que continuarla en su domicilio. Pruebe y ejercite con el dispositivo para fisioterapia respiratoria.
   
La intervención no comienza hasta la completa preparación anestésica. Informe a su familia que aunque se traslade al quirofano pronto, la interevencion comienza más tarde.
   
Tras la intervención, durante su estancia en el hospital, debe colaborar activamente para levantarse y deambular lo antes posible. También debe forzarse en aquellos ejercicios para mejorar los movimientos respiratorios (soplar, toser, etc.). Todas estas maniobras reducen la formación de coágulos en la sangre y las complicaciones del pulmón.
   
Tras la intervención, los calmantes son muy importantes para controlar el dolor. No intente aguantarlo. Cuando aparezca, comuníquelo a su enfermera y siga sus instrucciones. Haga lo mismo en caso de náuseas para pautar la medicación oportuna.
   
Para cualquier duda o aclaración acuda al especialista en cirugía o nutrición.
 
Atrás
Imprimir
Arriba
Inicio
Enviar
Adelante
 
 
Usuario:
Contraseña:
¿Olvidó su Contraseña?
 
 
 
  Calcula tu I.M.C.
  Galería de Imágenes
 
 
 
 
 
 
Lo sentimos su navegador no soporta java
 
 
 
 
  Quienes Somos
  ¿Por qué Operarse?
 
 
 
 
 
 
Aviso Legal & Política de Privacidad © Copyright 2006, CIRUGÍA DE LA OBESIDAD - Dr. Ruiz de Adana -
Dr. López Herrero. Todos los derechos reservados. La información médica ofrecida en esta web se ofrece
solamente con carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir las opiniones, consejos y
recomendaciones de un profesional sanitario. Las decisiones relativas a la salud deben ser tomadas por un
profesional sanitario, considerando las características únicas del paciente.
Viernes, 15 de Diciembre de 2017
Última actualización: 15/05/2016